La pérdida de Cabello en los Jóvenes

En los últimos 10 años la pérdida de cabello no sólo ha aumentado mucho tanto en hombres, como en mujeres, si no también se ha vuelto más precoz.


Esto se debe principalmente al stress en que se vive actualmente.
Cuando alguien joven de 20 a 25 años, comienza a perder cabello, se asocia inmediatamente a la herencia. Y generalmente si se tiene o se tuvo padres o abuelos con problemas de cabello, la persona joven se siente condenada!
Habitualmente, se consideran los antecedentes hereditarios, como una de las causas más frecuentes y preponderantes que afectan a la pérdida de cabello.
Afortunadamente no siempre es así. En muchos casos, no existen antecedentes hereditarios, y en otros, si los hay, la pérdida de cabello comienza en edades más avanzadas. Es decir, que la herencia no es que impacte en nuestro organismo, en forma matemática.
Es muy importante, diferenciar entre la herencia y la predisposición hereditaria. La herencia es todo lo que traemos al nacer: el color del cabello, el grosor, el tipo de cabello (lacio, con rulos, etc.), etc.
La predisposición hereditaria son características latentes en el organismo, que según la forma de vida y el cuidado, pueden ser superadas.
Podemos hacer una analogía de la pérdida de cabello con la tendencia a engordar, la celulitis, etc., que según los cuidados y las características de vida, pueden ser controladas y/o mejoradas.
Por eso, la predisposición hereditaria inclina pero no obliga!
En la mayoría de los casos se puede revertir la predisposición hereditaria a perder cabello.
Pero es vital actuar cuanto antes, ya que a medida que el cabello se va a debilitando, las posibilidades de recuperación son más limitadas.
Y el proceso de pérdida de cabello cuando comienza nunca se detiene totalmente por sí solo. Esta característica no siempre se percibe claramente, pero si se observa una foto o una filmación de tiempo atrás, se comprueba esta realidad en forma categórica.
Si se actúa en forma preventiva, es decir, en cuánto uno comienza a ver los primeros signos de debilitamiento, la recuperación es más completa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *