Alopecía por estrés,un problema con solución

Cada día la ciencia avanza más en la comprensión de las enfermedades y descubre un componente psicológico allí donde se pensaba que solo había un desequilibrio somático. Aunque hoy se conoce que todas las enfermedades tienen una faceta psicológica, existen algunas patologías que son particularmente sensibles al estrés y los estados de ánimo negativos, la alopecía es una de ellas.

En estos casos la persona comienza a perder el cabello generalmente después de haber vivido una situación muy  estresante o debido a largos periodos de estrés mantenido. La caída del cabello puede presentarse de manera repentina, de forma difusa o por zonas localizadas. Aunque al ver afectada su imagen corporal esto provoca aún más estrés en las personas, se debe conocer que la mayoría de los casos de alopecía por estrés se corrigen con el paso del tiempo (entre tres y seis meses).

Dentro de los casos más comunes de pérdida de cabello por estrés se encuentra la alopecía areata, particularmente en los jóvenes cuando están sometidos a épocas de exámenes (de hecho, se conoce que el 60% de las personas que presentan este problema lo evidencian aproximadamente a la edad de 20 años). La alopecía areata se puede identificar debido a la manera peculiar en la cual se produce la caída del cabello: en forma círculos que pueden alcanzar diferentes tamaños.

La alopecía areata está considerada como una enfermedad dermatológica benigna y no se restringe solo a la caída del cabello de la cabeza sino que también puede afectar los vellos de otras partes del cuerpo y se conoce que aqueja al 0,1% de la población mundial.

Hasta el momento no ha sido posible identificar con total claridad las causas de la alopecía areata. Existen diferentes teorías que apuntan a una confluencia de factores:

– Herencia: una de cada cinco personas tiene un familiar que ha padecido de alopecia areata.

– Deficiencias en el funcionamiento del sistema inmunológico: se produce un ataque de anticuerpos que provocan una reacción inmunitaria anómala que daña de forma transitoria y local los folículos del cabello.

– Aspectos psicológicos: el estrés, la ansiedad y la tensión mantenida actúan como los factores desencadenantes de la enfermedad.

Fuente: http://www.rinconpsicologia.com/2011/11/alopecia-por-estres-un-problema-con.html

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *